Los grandes patronos del arte

¿Te has preguntado alguna vez quien fondea económicamente al arte?

¿Sabes que es el mecenazgo?

Es el patrocinio económico de una persona a un artista para que produzca obra


Si bien la evolución del arte a través de la historia se ha dado gracias a la integración de técnicas artísticas predecesoras y su adaptación a los tiempos que se viven, el componente económico del mundo del arte tiene una gran influencia en el rumbo que ha tomado su desarrollo.

Las más grandes obras de arte de pintura, escultura y arquitectura de la historia no hubieran sido posibles sin el respaldo de los mecenas de la cultura. ¿Conoces a alguno?


Su forma y características se han transformado a lo largo de la historia, sin embargo, la figura de aquel personaje que destina parte de su fortuna al desarrollo de las artes siempre ha estado presente.

Uno de los ejemplos más característicos y relevantes es el de la familia Médici.


Los Médici fueron fundamentales para el desenvolvimiento del Renacimiento en Florencia, Juan de Médici fue el primero en apoyar económicamente a Masaccio y reconstruir la basílica de San Lorenzo. Posteriormente, Cosimo de Médici apadrinó a Donatello y a Filippo Brunelleschi, ambos artistas fundamentales de la etapa temprana del Renacimiento para el fortalecimiento de las artes en Florencia y fundó la Academia Platónica Florentina, que sería la cuna del desarrollo intelectual y artístico de la época.


Lorenzo de Médici, hijo de Cosimo fue el más grande patrono de los artistas, ganándose el nombre de Lorenzo el Magnífico, bajo su ala se encontraban Botticelli, Andrea del Verrocchio, Ghirlandaio, Da Vinci, y Miguel Ángel, dotando de recursos a los artistas que llevarían el Renacimiento a su cumbre.

Gracias a la gran producción de los artistas, los Médici llenaron la Galería de los Uffizi, construida por Giorgio Vasari en 1581, con la extensa colección que tenían en su posesión, Ana María Médici la dona en su testamento al pueblo de Florencia en 1765.


Sandro Botiticelli, La Primavera, 1480



Los reyes, las cortes y la nobleza han sido igualmente importantes en el apoyo a la creación artística, no solo económico sino también de validación y en la construcción de una culturra de Estado.

Uno de los casos más emblemáticos es el de Felipe IV, Rey de España en el siglo XVII y contribuyó a marcar un parteaguas en la Historia del Arte con el mecenazgo de Diego Velázquez.

Esta relación de mecenazgo es de suma relevancia ya que fueron los viajes apoyados por la corte que llevaron a Velázquez a estudiar en Italia los que determinarían su estilo pictórico y nos regalarían Las meninas. Con esta conexión, Velázquez recuperaría también el estatus aristocrático que su familia había perdido en generaciones anteriores y sentaría las bases para una nueva generación de pintores de la corte.



Diego Velázquez, Las meninas, 1656


Con la caída de los regímenes monárquicos y la transición a esquemas más democráticos, la figura del mecenas pasó del Estado a la escena privada. Si bien el Estado cumple aún una función de fomento al arte y la cultura, el apoyo económico directo a artistas específicos ya no tiene lugar desde el ámbito público. Algunos grandes coleccionistas se han convertido también en impulsores de ciertos artistas, uno de los ejemplos más relevantes para la historia es el de Peggy Guggenheim.


Gracias a ella la escena del arte moderno en Nueva York pudo tener el impulso y fuerza suficiente para convertirse en lo que hoy en día es el hub más importante del mercado del arte.

Cuando Peggy tenía 40 años, aun viviendo en Londres, su madre falleció, heredándole $450,000 dólares, por consejo de sus amigos estableció una pequeña galería que sería la semilla del arte moderno de la época. Así conoció a Duchamp, quién le cambiaría la vida y abriría su mente a las posibilidades de lo moderno, abstracto y conceptual. Viajó a París en busca de más artistas. Aún se encontraba ahí cuando estalló la Segunda Guerra Mundial y se dedicó a adquirir obra diario hasta un día antes de la invasión alemana a Francia, fue entonces que huyó al sur y finalmente a Estados Unidos acompañada de Max Ernst en 1941.



Jackson Pollock, No. 5, 1948


Abrió una galería en Manhattan y a través de un anuncio en la revista Art Digest, convocó a artistas para su Salón de la Primavera, donde descubre e impulsa a Piet Mondrian y Marcel Duchamp, entre otros. El asistente de Peggy insistió en que se considerara a Jackson Pollock, y tras ser convencida por Mondrian, Guggenheim lo incluye sin saber la influencia que tendría en la revolución del arte abstracto. Hoy en día se sabe que gran parte del éxito de Pollock se debe al apoyo de Guggenheim y la difusión que le dio a su obra.


El mecenazgo ha evolucionado en su materialización a lo largo de los años, sin embargo estas figuras son relevantes para el posicionamiento y desarrollo de nuevos artistas innovadores y talentosos en la escena artística. El Estado tiene un papel fundamental en la promoción y fortalecimiento del sector cultural, sin embargo son los mecenas quienes poseen la capacidad para influir considerablemente en los hitos del arte de determinada época.


37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • White Facebook Icon
  • White Vimeo Icon
  • White YouTube Icon
  • White Twitter Icon
  • White LinkedIn Icon